Economía y Empresas
Dura realidad que contrasta con el relato

Una familia formoseña promedio necesita 46 mil pesos mensuales para no ser indigente

Podría decirse que, con este aumento, el formoseño promedio no es indigente, pero sí pobre.

Tras conocerse el dato sobre la inflación del mes de mayo, con un 5,1 por ciento total, y nuevamente teniendo el rubro de los alimentos como el que más ha dinamizado la suba general, también se reveló que el NEA ha sido por lejos la región con más aumentos. Es por eso, que fue necesario conocer el dato más “local” sobre estos valores.

Así, los números son realmente desesperantes si uno tiene que pensar en las familias y lo que necesitan para llevar una “vida digna”, ni siquiera de lujos. De esta manera, el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI) de Formosa, dio a conocer cuánto se han encarecido los productos que conforman las Canasta Básica Alimentaria (CBA) y Canasta Básica Total (CBT).

Según datos que brindó el ISEPCI de Formosa, cuya titular es Marcela Molina, una familia formoseña promedio, es decir, de 4 integrantes, necesitó para cubrir los gastos de una Canasta Básica de Alimentos (CBA) en mayo, 46,067 pesos; comparativamente con marzo, se ve un incremento de 7,19 por ciento en los alimentos que son considerados como "esenciales".

Es decir, quien no pueda cubrir esa canasta estaría ya por debajo de la línea de la indigencia.

Mientras que, para cubrir una Canasta Básica Total (CBT), con más productos que comprenden a los alimentos indispensables, donde se suman rubros como transporte, educación, vestimenta, salud; entre otros, rondó los 103,190,08 pesos.

Así, con estos datos, se registra un incremento del 6,71 por ciento de aumento mensual.

Si tomamos en cuenta lo que consiste una Canasta Básica Total (CBT) y el último aumento que anunció el Gobierno de Gildo Insfrán, donde se redondea lo que va a percibir un empleado estatal -cuya mayoría integra la nómina de la masa social en la provincia- quedan muy por debajo de lo que necesitan para cubrir esos gastos. A saber, con el aumento otorgado por el Gobierno provincial, se alcanzaría a 65 mil pesos de bolsillo, mientras que la canasta total supera los 100 mil pesos. Podría decirse que, con este aumento, el formoseño promedio no es indigente, pero sí pobre.

Lectores: 120

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: