Panorama Político de Formosa
Ley de Lemas

Pongan los fideos, que candidatos es lo que sobran

Tapados: este 14 de noviembre el elector se encontrará con más de 80 boletas en el cuarto oscuro y en ese mar, tendrá que saber elegir muy bien. (Dibujo: NOVA)

Comenzaremos diciendo que son tres las provincias donde la Ley de Lemas –o el doble voto simultáneo- rige: Formosa, Misiones y Santa Cruz. Con la particularidad que la provincia del sur es la única que tiene el sistema para elegir gobernador y vice. En las otras dos solamente se usa para los cargos de concejales y diputados.

Y continuaremos diciendo que no nos parece que sea un sistema cuyo espíritu sea garantizar la participación democrática como se dice para justificarla, pero tampoco creemos que se trata de una trampa o una inmoralidad, como dicen otros, para atacarla.

Mientras se escriben estas líneas, todavía desde el Tribunal Electoral Permanente de la Justicia Electoral en la provincia de Formosa se siguen analizando los nombres, los lemas y los sublemas, por eso sería erróneo ahora mismo decir cuántos serán por cada lado.

En el oficialismo es más que seguro que habrá por lo menos unos 70 sublemas, mientras que, en el frente opositor más grande, con la unión entre Gabriela Neme y Fernando Carbajal, sumarán quizás unos 30.

Pero ¿qué es y cómo se usa?

La Ley de Lemas, también llamado doble voto simultáneo, es un sistema electoral. Su particularidad es que no solo se vota a un candidato o a una lista en particular y que ese voto puede favorecer a otro candidato u otra lista.

En este sistema de doble voto simultáneo, cada partido o alianza es un lema. Debajo pueden existir varios sublemas, que son listas o candidatos que se encuadran dentro de lema general.

En el caso de una elección uninominal (cuando hay que elegir un solo cargo, como por ejemplo gobernador o presidente), para determinar quién gana una elección primero se cuentan los votos a cada lema. Es decir, los de todos los sublemas que se encuadraban dentro del lema. Incluso existe la figura del “voto al lema : no se vota por ningún candidato en particular, sino por el espacio en general.

Luego de determinar cuál fue el lema más votado, se presta atención a cuál fue el sublema vencedor internamente. Ese es, finalmente, quien se impuso en el sufragio. En definitiva, es una suerte de elección interna y general en el mismo acto eleccionario, a pesar de las distorsiones que puede generar.

Lo cierto es que el lector –y elector- se topará en el cuarto oscuro con un mar de boletas de todos los colores, con nombres conocidos y desconocidos que serán la oferta para intentar convencer de que los elijan en un contexto que, por primera vez, desnudó al político; sea del partido que sea.

Ojalá que el ciudadano sepa nada en ese mar de boletas y elija bien, simplemente eso.

Las contradicciones de la oposición y el mensaje confuso al votante

La gente está cansada del discurso, está harta de que le digan A y hagan B. Y cuando los candidatos de la oposición –salvo la honrosa excepción del Partido Obrero del Frente de Izquierda- le habla criticando ferozmente la Ley de Lemas, pero también la usan, el mensaje que llega es claro: ustedes son igual que aquellos a los que critican.

Hemos conversado y escuchado a los dirigentes de la UCR, las voces cantantes como la de Luis Naidenoff y la de Ricardo Buryaile, quienes para justificar el uso de un sistema al que atacan permanentemente, ponen a la “superestructura” del oficialismo como su aval.

Como si un partido centenario como la Unión Cívica Radical no fuera capaz de tener una estructura que permita conformar un frente solo. Y si le toca perder, que lo hagan con dignidad, siendo coherentes con su discurso. La coherencia es una palabra tan en desuso en la política que, si la empezaran a aplicar, quizás el elector tomaría otra decisión.

Caídos de un catre

Sumado a la contradicción de la oposición, hay que sumar la de los dirigentes nacionales. Vino hace poco Horacio Rodríguez Larreta, y esta semana pasaron los diputados Waldo WolffMónica Frade y Maximiliano Ferraro, quienes fueron consultados por la particularidad de la elección en Formosa con la Ley de Lemas. Y no faltaron los adjetivos calificativos para definirla.

Ferraro por ejemplo dijo que es tramposa, inconstitucional y mentirosa. ¿Sabrá el hombre que los candidatos a los que viene a apoyar también usan la Ley de Lemas? Y siguiendo esa lógica, ¿los considera en esos términos? ¿O se cayeron de un catre?

Renuncia obligada…

La otra cara de la oposición está vinculada a la doble vara de moral con la que se manejan. Y el caso fue conocido por estos días cuando la periodista y locutora Alicia Lucena, quien trabajaba en la Radio Uno, fue desvinculada de manera intempestiva tras conocerse que había decidido formar parte de una lista como candidata a diputada provincial en segundo término por la oposición.

Llamativamente a la mujer le dijeron que para ser candidata tenía que renunciar –obviamente echarla no pueden y menos en estos tiempos en que rige un impedimento de despido en pandemia- a lo cual la mujer accedió. Pues, y esto por comentarios oídos al pasar, se sabe que en esa radio la paga no es una tentación como para dudar en quedarse o irse ante cualquier propuesta.

Los que piden libertad son los primeros en coartarla. ¿No era más sencillo acompañarla y en todo caso esperar a que, si resultaba elegida, ofrecerle la desvinculación formal y en términos respetuosos?.

El elector tendrá que saber nadar muy bien porque si se distrae podría ahogarse en el mar de boletas y candidatos que inundarán los cuartos oscuros.

Lectores: 393

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: