Política
Ayudó al “enemigo” y eso es imperdonable

"Pombero" desobedeció al capataz y lo sacaron volando de sus aposentos

Manuel "Pombero" Rodríguez era el que otorgaba tierras fiscales a quienes Gildo Insfrán le señalaba que lo hiciera, pero cometió el "error" de dárselas a su "enemigo" político, Francisco Paoltroni.
Con un despliegue policial como si fueran a buscar un peligroso delincuente, retiraron papeles y al propio "Pombero" Rodríguez de sus oficinas de Colonización y Tierras Fiscales.

El viernes lo fueron a buscar a su oficina con la policía, entraron y sacaron papeles y carpetas. Ese mismo día le informaron al titular de Colonización y Tierras Fiscales que estaba afuera. El motivo que trascendió rápidamente, una investigación por presunta corrupción. Pero el verdadero, fue el enojo de Gildo Insfrán con ManuelPomberoRodríguez, por haberle facilitado la entrega de terrenos para su explotación al productor agropecuario y candidato a gobernador en 2023, Francisco Paoltroni.

La separación de la jefatura de Tierras, de Manuel Rodríguez, esta directa y exclusivamente emparentada con el profundo malestar que le generó a Gildo saber que su principal opositor, Paoltroni, no deja de incorporar hectáreas a su patrimonio, convirtiéndolas rápidamente en superficies productivas, tanto para la ganadería como para la agricultura. El “Uno” contaba con que “Pombero” no permita ese tipo de negociados, pero el anciano funcionario vivía relajado, y no la vio venir.

En la última semana, en las oficinas de Jujuy y 25 de Mayo, se esperaba un cambio de timón; aparentemente, el gobernador le pidió la renuncia a Rodríguez, quien llegó al organismo casi junto con el propio Insfrán. Porfiado y orgulloso, el ingeniero se resistió, entonces le tiraron el plan B.

Manuel Rodríguez constituía parte de la matriz operativa de la administración de Gildo Insfrán, del mismo modo que lo sigue siendo el superministro Antonio Ferreira.

A él se le adjudicó siempre, el manejo concentrado, celoso, reservado y privilegiado de las tierras fiscales de la provincia de Formosa.

Decenas de abogados, denunciaban la manipulación del área, y millonarios negociados, tanto para la venta, como para la adjudicación de superficies pertenecientes al Estado provincial, ya sean completamente desocupadas, o en manos de terceros, incluyendo familias con posesiones informales históricas.

Rodríguez siempre caminó derecho, mirando en alto por la ciudad, con su familia abriendo negocios de todo rubro, y sus hijos constituidos en proveedores del Estado, o dependiendo laboralmente de la misma estructura. Esa pasividad reflejó siempre la autorización que tenía el funcionario para manejarse de esa forma, más allá de su particular personalidad. Gildo lo autorizaba, le permitía, le bajaba la línea operativa.

Pero la llegada de Paoltroni, adelantado candidato a gobernador de Formosa para 2023, dejó en escena a un actor sumamente peligroso y serio para las aspiraciones conservadoras de Gildo.

En el entorno del empresario, se dice que en los últimos cinco años, adquirió unas 25 propiedades, en diferentes regiones de la provincia, sumando miles de hectáreas a su proyecto patrimonial, pero también a su ideario político, consistente en explotar la riquísima materia prima local, industrializando todo lo que la tierra permite, para generar fuentes de trabajo para el formoseño.

Paoltroni compró a través del Instituto de Tierras, pero también negociando con terceros. Para todos los casos, supo armarse de la documentación necesaria para formalizar las compras, dicen entre sus colaboradores.

En la cabeza del gobernador, todo este marco fue visto como quien sorprende al enemigo jugando en su patio.

Hay una marcada diferencia de velocidad intelectual y de capacidad estratégica entre Paoltroni e Insfrán.

Lectores: 313

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: