Panorama Político de Formosa
Fase 1

Nambrena: "Cierren todo"

Gildo Insfrán evalúa con su equipo de trabajo, los integrantes del Consejo de Atención Integral a la Emergencia, una posible vuelta a la fase 1. (Dibujo: NOVA)

La expresión nambrena, que viene del vocablo guaraní Nambré, significa “dejar de fastidiar” o “dejar de joder”; se usa tanto como admiración o como una interjección de rechazo. Cuando hace un tiempo atrás el ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo, Jorge González, al frente de la mesa del Consejo de Atención Integral de Emergencia, respondió a una pregunta sobre un informe de Jorge Lanata sobre la provincia, utilizó esta expresión que es muy típica de esta zona por la cercanía con el Paraguay. “Nambrena, ¿qué nos vamos a preocupar por eso”, había dicho.

Con casi 4 mil casos activos en la provincia, y algo más de 2 mil cuatrocientos solamente en Formosa; el gobernador Gildo Insfrán evalúa con su equipo de trabajo, los integrantes del Consejo de Atención Integral a la Emergencia, una posible vuelta a la fase 1. Hoy el virus está en la calle, ya no es cuestión de decir simplemente un contacto estrecho, un caso aislado. La mayoría de los positivos nuevos que aparecen son por búsquedas en terreno.

Y con una oposición que ha quedado desdibujada luego de prácticamente esconderse tras el crecimiento de casos y muertes; -salvo el senador nacional por Formosa de Cambiemos, Luis Naidenoff-; la gente misma en las calles y en las redes sociales que son la caja de resonancia de la actualidad y más aún en estos tiempos que corren, no ve con malos ojos una medida más restrictiva.

#Quedateencasa es el pedido que hace desde un tiempo a esta parte el Consejo de Atención Integral, pero con más ahínco. Los controles de circulación a través de la terminación de la patente regresaron; y las personas no lo han tomado tan mal como sí ocurrió al principio.

Incluso las convocatorias a las marchas han disminuido porque entienden las personas que hay que cuidarse. Porque se les murieron gente cercana a los que marcharon, a los que pidieron que se abra todo.

“Creo que la marcha no tuvo suficiente adhesión porque la gente tiene miedo al contagio, y es entendible”, había manifestado a varios medios locales Ana Costa Ankenbrand, una de las mujeres que participó de la marcha de los Padres Organizados, que piden por el regreso a clases presenciales en la ciudad de Formosa. Pero que se hizo más famosa en estos días tras la foto icónica en la que se lo vio hablando con el gobernador Insfrán que pasó por el lugar con su camioneta.

Cruce de palabras

Desde el Gobierno, con su vocero principal, el ministro Jorge González, sea ha bajado el mensaje donde se señala claramente hacia un sector como el responsable de haber provocado el quiebre de la barrera sanitaria en la provincia; y ese sector es el de Juntos por el Cambio y el radicalismo afín.

“Ahora nadie es responsable, ahora están todos escondidos; incluso alguno de ellos estuvieron infectados y hasta miembros de su familia”, había manifestado el ministro en su momento.

Y por estas horas, ha sido el diputado provincial Agustín Samaniego, Jefe del Bloque de Diputados de la Legislatura, el que ha dicho que la oposición política de Formosa debe pedirle perdón al pueblo, por los contagios y los muertos que han ocasionado.

Otro que salió a acusar fuertemente al sector de Cambiemos y el radicalismo, es el concejal capitalino y miembro del equipo de gobernación; Adrián Muracciole, quien soltó: “La oposición carga en sus espaldas la cruz de cientos de muertos por coronavirus”.

La oposición respondió, con un duro mensaje, que llegó algo tarde y que, increíblemente salió cuando le “tocaron la oreja”; en la que manifestó: “Son ellos los que tienen que pedir perdón al pueblo”.

Y afirman entre otras cosas que el gobierno de Insfrán manejó muy mal la pandemia; que no ha habido planificación alguna; que se encerró a la gente para contener el sistema y prepararlo; que se trabaja sobre la improvisación.

En definitiva acusaciones de un lado y del otro; con la salvedad que desde el PJ acusan pero tienen que trabajar, tienen que gestionar porque están gobernando. Y del otro lado, lejos de aportar ideas, u ofrecer ayuda, se dedican al ataque.

Es verdad que el virus no reconoce de banderías políticas; no entiende de medidas de restricción ni de calendario electoral. La pandemia afecta en todas las latitudes del planeta. Hay países que le dan la razón al gobernador Insfrán en cuanto a las medidas que ha adoptado; hay provincias en el país que miran los resultados de Formosa y más allá de las denuncias, de la intervención de la Justicia que ha obligado a cambiar el sistema; ven las cifras y saben que, la única verdad es la realidad. Y Formosa tiene menos contagios y menos muertos, aunque esos muertos duelan; que el resto del país.

Entonces, parafraseando al ministro Jorge González, si para contener al virus y volver a gozar de esa realidad que teníamos hasta hace poco más de 10 meses atrás; nambrena, cierren todo.

Lectores: 115

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: