La Provincia
Formoseña

Mandan a juicio oral a la empleada doméstica de Julio De Vido

Está procesada por lavado de dinero porque no pudo justificar más de 2 millones de pesos. También serán juzgadas su hija y su pareja.

Nélida Caballero, más conocida como la ex empleada doméstica de Julio De Vido y Alessandra Minnicelli, deberá afrontar un juicio oral y público por lavado de dinero. El juez federal Marcelo Martínez De Giorgi firmó en las últimas horas la elevación de la causa en la que está acusada de comprar bienes que nunca pudo justificar. También serán juzgados su hija, Camila Florencia Caballero, y su pareja, Omar Marcelo Lavergne.

“Ya se ha emitido un juicio de valor sobre la base fáctica del expediente, el cual no ha sido desvirtuado durante el proceso, situación que permite sostener que existe mérito suficiente para que las presentes actuaciones continúen hacía la siguiente etapa”, dice la resolución a la que tuvo acceso Infobae.

Caballero está acusada de “haber ingresado a su patrimonio personal dinero y bienes que provendrían de actividades ilícitas”. ¿Cuáles son esas actividades ilícitas? La Justicia dio por probado que el dinero provenía de las coimas acreditadas en la causa conocida como los cuadernos de la corrupción. De hecho, el expediente judicial comenzó en el juzgado de Luis Rodríguez, y luego pasó al de Claudio Bonadio, que ahora subroga Martínez De Giorgi.

Concretamente, la causa habla de 10 operaciones entre transferencias bancarias, compra de vehículos y hasta de un campo:

1) haber depositado en una caja de ahorros del Banco Galicia $1.071.000 en efectivo y $264.423,89, y haber recibido transferencias por $150.000.

2) haber ingresado en esa misma cuenta $248.298,66 provenientes de la firma “EME & DE S.A.”, que se encargó de realizar pagos en relación a facturas emitidas al “Grupo Plaza”.

3) la compra de una camioneta Toyota Hilux por $229.010.

4) la compra de un cuatriciclo marca TIBO, modelo Hunter 250.

5) haber adquirido el vehículo Peugeot, modelo RCZ Tiptronic, dominio “MRK-507”.

6) haber adquirido el vehículo marca Fiat, modelo Strada Working 1.4, dominio “MMA-366”.

7) haber adquirido el vehículo marca Toyota, modelo Etios, dominio “OJW-608”, el 8 de enero de 2015.

8) La compra de un campo en el departamento Laishi, en la provincia de Formosa.

9) haber transferido el auto de la marca Fiat a su pareja por una suma inferior a la valuación real.

10) haber transferido el Toyota Etios, en julio de 2016, también por un monto inferior.

El monto total de fondos no justificados ascendió a $2.005.630,99, según una pericia realizada por el Cuerpo de Peritos del Poder Judicial de la Nación Especializados en Casos de Corrupción y Delitos contra la Administración Pública.

Caballero, oriunda de Formosa, se mudó a la provincia de Santa Cruz. Primero trabajó en el hotel “Los Álamos”, en El Calafate, y luego se convirtió en la cocinera de De Vido.

Caballero nunca negó la relación con el ex ministro ni con su esposa, pero dijo que solo se trató de una relación laboral como empleada doméstica. Sobre los bienes, aseguró que “eran producto de su esfuerzo y sacrificio junto a su familia”. Y solo habló de “desprolijidades” en sus declaraciones juradas.

La causa arrancó en julio de 2016 a partir de la denuncia del diputado Martín Osvaldo Hernández. En 2018, la empleada doméstica y sus familiares fueron indagados por el juez Luis Rodríguez, que los terminó procesando y les embargó los bienes: $4 millones para Caballero, $400 mil para su pareja, y $300 mil para la hija.

Ese procesamiento luego fue confirmado apenas dos meses después por la Cámara Federal. “Las objeciones planteadas en torno a que no habría suficiente prueba que vincule a Nélida Caballero con Julio Miguel De Vido se desvanecen desde el momento en que no sólo había denunciado el domicilio, sino que también allí radicó los automóviles adquiridos y lo aportó para tramitar su documento”, dijeron en ese momento los jueces Leopoldo Bruglia, Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi.

En noviembre de 2018, el expediente finalmente pasó al juzgado de Bonadio por conexidad con la causa de los cuadernos de la corrupción. Esa decisión también fue confirmada por la Sala I. Finalmente, De Giorgi le corrió vista al fiscal Carlos Stornelli.

Al momento de pedir la elevación a juicio, Stornelli dio por acreditado el vínculo entre De Vido y su empleada doméstica, “Fue ella quien denunció el domicilio en común, al haber tramitado su propio DNI en ese lugar (Av. Del Libertador 2275, piso 10) y al haber radicado algunos automóviles en ese mismo inmueble”, remarcó el fiscal en su requerimiento. Fuente (Infobae).

 

Lectores: 317

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: