Panorama Político de Formosa
El oficialismo ganó en todo el territorio

Legislativas en la Provincia: se estancó el Cambio y se reafirma el Modelo

Juntos por el Cambio –y sus variantes- no lograron traccionar los votos como ansiaban y la ilusión de las PASO se estancó con un Modelo de Gobierno que sigue firme con obras y acción política. (Dibujo: NOVA)

Con más del 98 por ciento de las mesas escrutadas en la provincia, nuevamente la gente ratificó la gestión del gobernador Gildo Insfrán dándole un triunfo por sobre la oposición de casi 20 puntos de diferencia. A las cinco de la mañana de este lunes, la diferencia inicial entre el candidato a diputado provincial Agustín Samaniego, que buscaba su reelección y la candidata de la oposición, Gabriela Neme, había quedado en 56,94 por ciento para el hombre del oficialismo contra un 40,12 por ciento de la mujer que representó a la oposición a través de la Confederación Frente Amplio Formoseño.

En la categoría a nivel nacional ocurrió algo similar, aunque la diferencia es un poco menor; lo cierto es que el Frente de Todos, donde el diputado nacional Ramiro Fernández Patri revalidaba su banca, se quedó con el 57,64 por ciento de los votos por sobre el 41,56 por ciento que sacó Fernando Carbajal, de Juntos por Formosa Libre; con estos números, igualmente ocurrirá lo que se esperaba, y es que Formosa meterá un diputado oficialista y otro de la oposición.

Sobre las elecciones a nivel municipal, también el triunfo fue para el Partido Justicialista, aunque las distribuciones en el Concejo Deliberante de la ciudad de Formosa al menos, será mucho más equitativa y es más complejo de entender el escenario puesto que entran a jugar los lemas y sublemas; el candidato o la candidata más votados; y así, habrá que esperar hasta el martes o miércoles para conocer realmente quiénes serán los nuevos representantes de los ciudadanos en el recinto municipal capitalino.

Aunque, algo es seguro: María del Carmen “Petu” Argañaraz será concejal por cuatro años representando al Modelo de Gildo Insfrán junto a su candidato en segundo término, Marcelo Sosa, puesto que han sido los más votados. En segundo lugar entra el actual Subsecretario de Deporte, Cultura y Turismo de la Municipalidad, José Delguy junto a la mujer del intendente, quien se desempeña como Coordinadora de Acción Social de la Municipalidad capitalina y por la oposición ingresan Diego Herrera y Enzo Casadei. Resta ver quiénes serán el quinto y el sexto que los acompañen y si habrá equilibrio o si alguna de las fuerzas suma un eventual 4-2.

 Leyendo el Cambio

Formosa no es una isla aunque se ha querido instalar esta idea. Mal que les pese a muchos, la provincia ha crecido en este tiempo y como dijo alguien por ahí, cuando de gestión se trata, es más fácil destruir todo en 4 años (Mauricio Macri) que levantarlo. Y Gildo Insfrán está hace 25 años en el poder, pero es elegido democráticamente y ninguna fuerza que se presenta logra convencer al electorado de ser una mejor opción. ¿Entonces el problema es de Insfrán o de la oposición endeble que con sus discursos incoherentes no logra traccionar votos?

No pueden aparecer candidatos hablando de cambio, de algo nuevo, cuando las prácticas son las mismas. Se pasaron por cuanto programa afín había, por cuanto medio amigo les dio la chance, hablando de la Ley de Lemas; les hicieron decir a los dirigentes nacionales que la ley era una trampa, cuando ellos estaba haciendo uso y abuso de esa trampa.

El elector es esclarecido. El ahora diputado nacional electo, Fernando Carbajal, había dicho en una radio amiga que, “nosotros estamos sentados ante una mesa de tramposos, tenemos que jugar como ellos”, para justificar su adhesión a la Ley de Lemas que tanto despotricaba.

Le estaba diciendo al potencial elector que él y el partido al que pertenece también es tramposo, pero menos que los otros. ¿Estaba loco o no se dio cuenta de ese desliz?

Otro mensaje que deberá reinterpretar la oposición es que algo hay en ellos –y solamente en ellos- que al elector no termina de convencerlos para elegirlos como una opción. Las reglas de juego son claras, las condiciones de participación son las mismas, ¿pero por qué no los eligen? Es un planteo que deberán hacerse hacia ellos mismos y dejar de lado su ombliguismo.

Es verdad, es probable que cuando termine el escrutinio definitivo la semana próxima, o quizás antes incluso, podría haber una sorpresa más que grata en la Cámara de Diputados de la provincia, pero también es cierto que el optimismo que mostró la oposición era casi mesiánico, creyendo en su momento que dos candidatos que fueron por separado en las PASO le habían ganado al oficialismo. Se sacaron los ojos unos días antes de las elecciones primarias, pero con los números posteriores al domingo de elecciones, decidieron sumarse mutuamente los votos, hasta tomaron los de otras fuerzas que no comulgaban con el oficialismo.

El valor de la palabra es fundamental. Una candidata garantizaba que podría ser el cambio definitivo, que iba a construir desde su lugar el camino para llegar al 2023 con chances de ser Gobierno, y a la semana, toda esa épica se redujo a quedarse en la provincia, para buscar una banca –que la obtuvo- en la Legislatura.

La gente leyó que el Cambio, este cambio al menos no era lo que prometía, y prefirió ir por lo seguro. El tiempo dirá si esa decisión ha sido acertada o no.

Lectores: 86

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: