Política
Subió un vídeo a sus redes tras las críticas

La "tuneada" concejal "Petu" Argañaráz bancó a su marido, titular del IPV por el desastre en el Guadalupe

La concejal capitalina María del Carmen "Petu" Argañaráz, quien además es la mujer del titular del IPV, Marcelo Ugelli.
Marcelo Ugelli es el titular del Instituto Provincial de la Vivienda, y uno de los apuntados por los trabajos sin finalizar de Guadalupe Florece.
Uno de los "grandes" avances en el Guadalupe, un mural sobre violencia de género. Ahí se la ve a la concejal "Petu" siendo partícipe.

María del Carmen “Petu” Argañaráz, la “tuneada” concejal (si vieran las fotos de cuando recién aparecía en los medios y antes de vincularse con la clase política, no la reconocerían) quien llegó a una concejalía de la comuna capitalina en su tercer intento, y gracias a la “inversión” que puso su marido bancando sus campañas y con lo de su “fundación”; más el apoyo del aparato provincial; cuando tiene la oportunidad de hacerlo, muestra su “fidelidad” con el Modelo. Y por supuesto, cuando se señalan las falencias, salta como gato en celo para defender. En este caso, la prensa mostró cómo los vecinos del barrio Guadalupe, tradicional barrio de la ciudad de Formosa, sufren hace más de dos años con la mentira de las supuestas refacciones, hablan de encierro y piden que se terminen las obras cuyo plazo, según el cartel gigante que está en la esquina de la Avenida Antártida Argentina y Avenida Néstor Kirchner, solo demandaría 3 meses (a mediados de 2019), por lo que la “Petu” subió un vídeo mostrando una parte de los trabajos, bancando así al titular del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), su marido, Marcelo Ugelli, y por supuesto, al conductor, Gildo Insfrán.

Si bien los trabajos están a cargo del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), cuyo titular es Marcelo Ugelli, es sabido que nada en la provincia de Formosa sucede sin que el gobernador dé el visto bueno, por eso es que se recae sobre él. Pero, sobre todas las cosas, quedó marcado en esta oportunidad el propio Ugelli puesto que en su momento cuando se presentó el proyecto que pomposamente llamaron “Guadalupe Florece”, para congraciarse con su rey, con su jefe, repitió la frase trillada: “Está hecha íntegramente con recursos del Tesoro de la Provincia”.

Es decir, que si el dinero era íntegramente de los fondos provinciales, que se haya dilatado tanto, y más aún, cuando ellos mismos dijeron y aseguraron que “nunca se paró, ni siquiera en pandemia”, no hay excusas para decir por qué la gente de ese barrio sigue con las cloacas rebosadas, con la imposibilidad de guardar sus motos o autos en los garajes, todos bloqueados por los “trabajos” que se están haciendo.

Tres meses fue el plazo anunciado en el cartel de obra… y no pueden decir que Mauricio Macri tuvo algo que ver, porque ellos mismos se encargaron de afirmar que era todo con dinero de la provincia. ¿Entonces? ¿Qué pasó? ¿Dónde fue esa plata? ¿Por qué se tarda tanto?

Y faltó solo que la prensa mostrara esas irregularidades para que saltaran desde el oficialismo para ir a mostrar, e incluso para “reactivar” las obras.

“Vinieron después que publicaron la nota… y trajeron esas banderas enormes para tapar todo, para no que se vea nada del desastre que hicieron”, comentó un vecino a NOVA mientras de fondo se veía una bandera color blanca de importantes dimensiones y unos cuantos “puestitos” de militantes de “Petu”.

Y este jueves a la tarde-noche publicó en sus redes sociales un vídeo mostrando “los avances de Guadalupe Florece”, contando uno por uno los trabajos que se realizaron en el lugar y que, según dice, se siguen haciendo…”.

Vale decir que, cuando la prensa habló con los vecinos, jamás dijeron que no se hizo nada, al contrario, algunos hasta destacaron que el barrio se embelleció; lo que pedían era que se concluyeran las labores, “que terminen de arreglar el desastre que dejaron”.

Pero sintieron la “mojada de oreja” y mandaron a sus militantes a responder.

La concejal “Petu” debe olvidarse de su parentesco con el titular del IPV y no salir a mostrar “lo que hicimos”, como si fuera parte; esa no es su labor como tal. Ella debe velar por el bienestar de los vecinos que la votaron para eso.

Pero, si la “Petu” llegó hasta donde llegó fue precisamente porque siempre supo qué puertas tocar, a qué nombres recurrir y en qué fotos aparecer. Muy equivocados están quienes piensan que la concejal haría una presentación formal exigiendo al IPV que dé cuenta de por qué tarda tanto en entregar las obras que se prometieron hace más de dos años a los vecinos del Guadalupe, lo mismo que ocurrió cuando se dieron las irregularidades con el sistema de sorteos de turnos para las viviendas, enfrente está su marido y al lado, su jefe máximo. “Petu” será todo, pero tonta no es.

Lectores: 402

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: