Panorama Político de Formosa
Arenga forzada

La oveja está en el corral: Gildo y la difícil tarea de pedir el voto por un candidato en el que ni él cree

Gildo Insfrán tiene una tarea difícil y es la de convencer a los suyos que Sergio Massa ya es una oveja más del rebaño, que regresó al corral y es de los buenos. (Dibujo: NOVA)

El último fin de semana Gildo Insfrán reapareció muy desmejorado para hablarles a los militantes, fue su primera aparición pública tras la “sorpresa” de Javier Milei en las PASO tanto a nivel nacional como, incluso, en estos lares, donde los candidatos del libertario, con boleta completa, lograron imponerse y quedar como la segunda fuerza desplazando a toda la estructura de Juntos por el Cambio.

Se lo vio nervioso y muy molesto. No se sabía bien si hubo algo previo o si, simplemente, entiende, como casi todo el oficialismo, que una derrota en octubre es muy probable. Y ni hablar de si, ni siquiera, llegan con su candidato al balotaje.

Gildo les habló a sus militantes como un padre, como un padre enojado con sus hijos que no hicieron las tareas, que no cumplieron con lo esperado, y les dijo que no bastó la campaña, que hay que salir a hacer lo que saben hacer, para revertir los resultados.

Pero lo cierto es que, esos resultados en una provincia como Formosa que tiene ínfima incidencia en el padrón electoral a nivel país, han sido los esperados, es decir, este bastión peronista que es hoy por hoy Formosa, hizo lo propio, acá ganó el que se esperaba que ganara.

Y la bronca de Insfrán se explica ahí, en que, sabe que con su aporte no hace nada. Casi como con lo que ocurre a la hora de considerar lo que aporta la provincia al país. Pero esa es harina de otro costal.

Pero otra cosa que lo inquieta al hombre es que tiene que hacer campaña por alguien que lo insultó públicamente, que lo trató de tirano, que dijo que era un feudal y que había que sacarlo de la provincia, Sergio Massa.

El actual ministro de Economía y candidato presidencial hace no menos de cuatro o cinco años, para darle ese beneficio del paso del tiempo, cuando estaba en la vereda del frente había hablado entre otras promesas suyas que Insfrán se tendría que ir de la provincia, porque era todo lo malo de la política.

Cuando visitó la provincia lo trató de feudal, de tirano. Hoy, la circunstancias de la vida y las roscas políticas que son como la vida misma, los ponen a ambos en el mismo corral. Como bien dijera el mandatario provincial en su discurso.

“Yo sé que el candidato anduvo afuera del corral, pero lo importante es que ya volvió, ya está dentro del corral nuevamente, y si acaso no cumple con lo que tiene que hacer, yo, como peronista voy a hacerle sentir el descontento del pueblo”, dijo Insfrán por el candidato, sí, no lo nombra, ni tampoco se refiere a él como un “compañero”, como sí hizo por ejemplo en varias ocasiones con funcionarios de Alberto Fernández y hasta con el propio Presidente.

Está incómodo el gobernador, es difícil la situación en que la rosca política lo ha puesto. Tener que militar por alguien en quien no cree, y lo peor, convencer a su rebaño de que la oveja que entra no es negra, que es igual a todas ellas, que es bueno. Porque en el fondo no se lo cree.

Hablando de ovejas que entran y salen… o que no se han ido nunca del corral

Esta semana se conoció que Gerardo González, el flamante candidato a diputado nacional del Frente La Libertad Avanza en Formosa, que acompaña al empresario del agro, Francisco Paoltroni como senador nacional y Javier Milei como Presidente; trabaja hace años con la Secretaría de la Jefatura de Gobierno, es decir, es empleado del Gobierno de Gildo Insfrán.

Lejos de negarlo, se enojó cuando una figura del partido de Paoltroni lo increpó tras conocerse el dato, y arremetió diciendo que “no tengo que dar explicaciones de lo que hago o dejo de hacer con mi vida personal”.

El tema es que este hombre podría desplazar a Ricardo Buryaile que es el candidato de Juntos por el Cambio que ganó su interna frente a Gabriela Neme, porque de repetirse los resultados de las PASO, González podría llegar a la Cámara Baja del Congreso de la Nación, y quien dice que, a mitad de camino cuando parece que está afuera del corral, en realidad nunca se fue, y termina siendo un “libertario” converso, un “liberal gildista”…

Paoltroni se enojó, lo sabemos desde NOVA porque publicamos la noticia de que uno de sus hombres, parece ser de la casta a la que su jefe político y él mismo quieren combatir. En fin, así las cosas por estos lares.

Lectores: 947

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: