Panorama Político de Formosa
Absuelto por The Old Fund

Justicia gildista: el gobernador es juez y parte en la provincia

Gildo Insfrán es el máximo magistrado formoseño.

Todo a pedir de boca, como quería el señor y en orden. Para ellos, siempre es y será así. El juez dictó sentencia, dijo que la misma causa por la que otros funcionarios fueron procesados y condenados, acá tiene otra interpretación, y el gobernador Gildo Insfrán es un hacedor del bien, y no hubo delito. La oposición es un desastre y no hay nada ni nadie mejor que el gran hombre venido de Laguna Blanca.

Esta semana el juez de Instrucción y Correccional 4, Marcelo López Picabea, nombrado por el propio Gildo, dictaminó que tanto el mandatario provincial, como quien fuera su ministra de Economía en 2009, Inés Lotto de Vecchietti, como el mismísimo Amado Boudou, el ex director del Banco Formosa, Jorge Melchor; todos, quedaron absueltos, libre de culpa y cargo por la sospecha de pago de coimas, en la que Formosa le pagó un poco más de 7 millones de pesos (según la cotización del dólar en 2009) a una empresa que se creó para un controversial fin.

Según indicaban se trataba de “asesorar financieramente” a la provincia en su negociación de su deuda con Nación. Ningún territorio lo hizo, pero Formosa recurrió a The Old Fund, que figuraba bajo el mando de Alejandro Vanderbroele. Quien a su vez, fue señalado como el testaferro de Boudou, al que acusaron de querer comprarse la empresa Ciccone Calcográfica, única en el país que hace el papel moneda.

Ya en su momento, y como era de esperarse, el juez Héctor Shur, mandó a archivar la causa y desestimó todas las pruebas. Pero, cambió el Gobierno, y la Justicia a nivel nacional se “limpió” un poco, y la causa volvió a Comodoro Py, donde finalmente se investigó a fondo. Así, se condenó a Amado Boudou, a Vanderbroele que declaró bajo la figura de “arrepentido”; también a Jorge Carmona, entre otros.

Nuevamente hubo un cambio de Gobierno, y el rumbo pareció sentenciarse: en Formosa había expectativas porque durante la gestión cambiemita, la Justicia presionó y citó a declarar a Insfrán y otros funcionarios locales; sin embargo, no pasaba nunca de formalismos.

Y la señal de tranquilidad llegó a fines de febrero de este año 2022; cuando se determinó “desdoblar” la megacausa Ciccone, y así la “parte de Formosa” volvió al fuero provincial, y ya todos, en estos lares sabíamos cómo iba seguir eso. Esta semana, el juez Picabea lo confirmó: Insfrán sobreseído, libre de todo. No hubo delito alguno y acá no pasó nada.

Además, volvió a viajar a Buenos Aires con un avión privado que se paga con dinero de todos los formoseños, sin saber para qué, ya que jamás se informan de estos viajes hasta cuando ellos tienen tiempo de “armar” una estrategia que permita explicarlos.

Y si se es juez y parte, imposible. Uno de los impulsores de la denuncia contra Insfrán y demás funcionarios, el senador de Juntos por el Cambio que representa a Formosa en el Congreso de la Nación, Luis Naidenoff.

“No me sorprende, porque la justicia provincial, con total honestidad brutal, es un garante de la impunidad, un garante de la obscenidad; y este fallo de López Picabea es un claro ejemplo de lo que ocurre cuando la justicia está sometida al poder político. Es un cheque en blanco para la impunidad de los funcionarios públicos; no hay antecedentes en la provincia de funcionarios públicos involucrados en casos de corrupción que hayan recibido condena”, sentenció.

¿Los privilegiados son los niños?

Formosa tiene uno de los índices de repitencia más altos del país, aun cuando se inventaron todos los métodos para que los alumnos puedan pasar de año. Y para coronar, con un ministro que nadie entiende cómo está en el cargo, más que por el favor de darle un ministerio a un militante de la causa gildista, Luis Basterra; saca una resolución por demás polémica.

La secretaria Gremial de Docentes Autoconvocados, Nilda Beatriz Patiño, manifestó su preocupación y rechazo a la Resolución 1953/22 del 02/05/2022  y dijo: “Desde el Ministerio de Educación se pretende salvar situaciones de aprendizajes no obtenidos por los estudiantes en la pandemia, solo con sucesivas instancias de evaluación sin dar respuestas a la enseñanza debida”. Una perinola con una sola opción, Pasan Todos.

Explicó además que se plantea “un hagamos como que todo está bien y anotemos al joven para que curse el 2022 aún si adeuda todas las materias del curso que debía aprobar en el 2020. Pero además puede tener previas tres materias del curso al que asistió en el 2021 y otras tres materias que pudiera tener de años anteriores al 2020. O sea, podrá cursar el 2022 con hasta 19 materias previas, por ejemplo”.  

Patiño aseguró: “Esa flexibilización que puede resultar simpática a padres y estudiantes es doblemente dañina; pues perjudica al que acumula materias previas dado que solo le brinda instancias de avaluación (mesas examinadoras) y no espacios de apoyo, de recuperación con clases presenciales y docentes titulados en las materias adeudadas o previas. También perjudica a quienes no adeudan materias y están cursando pues le sacaran sus docentes para las mesas examinadoras (seguramente varias); a fin de lograr la aprobación por insistencia, y mientras se lo examina, obviamente, tampoco cursa”.

Finalmente reflexionó que “reconocemos los efectos de la pandemia en el aprendizaje de los niños, niñas y adolescentes; pero no creemos ni compartimos esta política del Angá Pobrecito pero necesitamos la presencia del Estado brindando clases de apoyo con excelencia académica, previo al examen, y reconociendo, promoviendo, alentando el desarrollo cognitivo de nuestros estudiantes. Jamás avalaremos las políticas efectistas de números estadísticos sin las políticas de verdadera contención y desarrollo de las potencialidades. Nuestros estudiantes merecen respeto, consideración y trato digno.  Frente a esto llamamos a la comunidad a analizar la resolución, opinar y exigir la inversión educativa que hace falta como la decisión política necesaria para sortear este momento sin cometer un genocidio educativo”, cerró Nilda Beatriz Patiño.

La medida generó indignación en la comunidad educativa. Un grupo de especialistas cuestionó duramente la decisión del Gobierno formoseño en diálogo con Infobae. Mónica Marquina, doctora en educación e integrante de la Fundación Alem advirtió que se trata de “un plan sistemático de no educar a su población”.

“Ya no el fracaso del sistema. Es parte de un plan que no se originó en la pandemia, sino antes también. Por eso se suman en el decreto las deudas de materias anteriores, sin incluir un plan de intervención clara y efectiva sobre cómo van a sacar a los chicos de esta tragedia que les afectará la vida. Con esta medida transmiten que se puede hacer borrón y cuenta nueva, pero saben muy bien que eso es imposible y no les importa. La sociedad formoseña tiene que tomar cuenta de esto y actuar”, expresó la doctora en educación.

Marquina recordó los casos de otras provincias, como Santa Cruz o Santa Fe, que también flexibilizaron la promoción de curso. Dijo que “están barriendo la basura debajo de la alfombra, distorsionando la idea de lo que es el derecho a la educación”. “

De Formosa ya no extraña. Durante la pandemia hubo excesos, encerraron a personas, separaron a las familias. Y en ese marco el estado provincial decidió cancelar a la educación, porque en estos dos años en Formosa no hubo nada que se acercara a esa noción de encuentro entre docentes y estudiantes que implica la educación”, agregó.

Para Gustavo Zorzoli, profesor y ex rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, la medida es “una verdadera vergüenza”, que debería traer aparejada la renuncia de Luis Basterra, ministro de educación provincial. “Su propuesta no es más que una salida facilista y rápida para no hacerse cargo de las inmensas dificultades que atraviesan estudiantes y docentes en las escuelas secundarias”, señaló.

Lectores: 264

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: