Política
En el operativo Por Nuestra Gente Todo

Gildo saca a su ejército militante de jóvenes para defender su Modelo

Gildo Insfrán busca fortalecer su imagen con la juventud y apela a sus militantes para sembrar el germen de la defensa a ultranza del Modelo.

Como ya es muy chocante poner a niños menores expuestos con poesías de dudosa autoría celebrando al Modelo y la figura de Gildo Insfrán, el Gobierno optó por subir a los escenarios de los distintos operativos a “jóvenes desinteresados” que asumen el rol protagónico para contar las “verdades del Modelo” que pregona el “amor vence al odio” y que “mejor que decir, es hacer”.

En esta oportunidad, la que subió al escenario es una joven llamada Micaela Servín, estudiante egresada de la Escuela de Enseñanza Técnica 1, y actualmente trabajando en Radio Nacional y Lapacho Canal 11.

Micaela subió al escenario para criticar para hacer una reseña de lo hecho por el Gobierno de Formosa, y para hablar, con mucho cuidado, muchísimo, sobre la muerte de Joaquín Oviedo, un joven estudiante del mismo colegio del que salió ella, y que perdió la vida al ser electrocutado en las instalaciones de REFSA (empresa que administra el Gobierno de Gildo Insfrán, el jefe), por lo que solo se limitó a “lamentar la pérdida del compañero” y repudió la utilización y “partidización” de lo sucedido.

La partidización de lo sucedido, según Servín, es que los medios fueron a cubrir cómo en REFSA, le cerraron el portón en la cara a la madre de Joaquín que lloraba desconsoladamente pidiendo que alguien la recibiera y le diga por lo menos un “pésame, señora”.

La partidización según la joven militante y trabajadora de comunicación dentro de la estructura del Gobierno, es que no se hable de la irresponsabilidad de la empresa que dejó solo al muchacho, sin supervisión alguna operando con electricidad y la nula comunicación y cooperación con la familia, tras la dolorosa pérdida.

Luego, saliendo de ese escabroso momento, que por más cuidado que sea, generó incomodidad en las autoridades, la joven retomó el camino para hablar de las escuelas de Insfrán (enormes edificios, hermosos, pero sin personal que los cubra, sin salarios dignos, y algunos, hasta sin preparación adecuada; solo basta revisar los resultados de las pruebas Aprender), y del Modelo, y que todo en Formosa está bien, y que el amor, que la provincia y el país que soñamos, y demás etcétera.

Mientras Micaela Servín hablaba del amor y otras bagatelas al aire, a cientos de kilómetros de la capital, los amadores del Modelo, repartían amor a piedrazos, golpes y corridas contra el candidato a gobernador, Francisco Paoltroni en la localidad de Los Chiriguanos, apañados por el intendente Antonio Caldera.

Quizás no le dijeron o no sabía de eso Micaela Servín, pero el Modelo es también eso, es el ataque al que osa a caminar por la provincia, simplemente ofreciendo otra alternativa, simplemente diciéndole a la gente, que hay otra opción.

El Modelo son las escuelas, y también es el garrote.

Lectores: 118

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: