Política
El estatus que se quebró

Formosa cerca de alcanzar los cien muertos por COVID

Clorinda es la ciudad que más víctimas fatales lleva por covid y en la que se ha detectado incluso la circulación de la cepa de Manaos, más contagiosa y letal.
El Hospital Interdistrital Evita es el único monovalente que funciona en la provincia para tratar exclusivamente a las personas que tienen síntomas de coronavirus con afeccciones más graves.

De ser una provincia modelo en cuanto a las medidas sanitarias, que de hecho el propio presidente Alberto Fernández había elogiado al gobernador Gildo Insfrán por el manejo sanitario de la pandemia que estaba realizando; de tener hasta fines de diciembre tan solo una víctima fatal por coronavirus a este cuadro en el que tan solo faltan días para alcanzar la lamentable cifra de dos dígitos de muertos. ¿Qué pasó para que una provincia como Formosa, elogiada aún hoy por ser un ejemplo con sus medidas y sus estadísticas, esté así?

La respuesta parece obvia. La justicia ordenando un ingreso masivo de personas que puso a prueba a todo el sistema de salud la provincia, luego los recursos presentados por dirigentes de la oposición y el llamado al alzamiento contra las medidas que se dispusieron desde el Ejecutivo Provincial hizo que el estatus sanitario –que, insistimos, sigue siendo el mejor del país- se viera sacudido. Y así, Formosa que contaba por día hasta diciembre del año pasado entre 5 a 10 casos diarios y solamente reportaba un fallecido por coronavirus, pasó a tener más de 100 casos diarios, más de 2000 casos activos y cerca de 100 fallecidos.

Así lo informó este martes al mediodía el ministro de Economía a cargo de la Mesa del COVID-19 en Formosa, Jorge Ibáñez, quien dijo que en las últimas 24 horas se realizaron 2295 testeos de vigilancia y búsqueda activa de casos, arrojando 165 resultado positivo. Pero la noticia que siempre cuesta dar y se ha vuelto una cotidianeidad en el último tiempo, es el fallecimiento de 3 pacientes.

Benita, María Ester y Víctor son los nombres que engrosan la lista y ya suman 95 los fallecidos por coronavirus en la provincia de Formosa. Repetimos, a fines de diciembre solamente había una víctima fatal y los casos activos no llegaban a 40.

Un sistema sanitario puesto a prueba

Cuando en noviembre pasado la Corte Suprema le ordenó al Gobierno de Formosa que dejara ingresar a las personas que estaban en la ruta esperando; el propio Gildo Insfrán a través de un mensaje dijo a los formoseños que era necesario hacer un esfuerzo descomunal para ubicar a esas personas. Se realizó ese trabajo, se armaron los Centros de Aislamiento Preventivo, y parecía estar todo bajo control. Pero los casos empezaron a aparecer y el fantasma temido de la circulación viral rondaba.

Finalmente en marzo pasado estalló todo. Formosa regresó a la Fase 1 por una serie de casos que se encontraron y de los cuales no se conocía el nexo epidemiológico: es decir la circulación comunitaria era un hecho. Y los comerciantes, el sector privado no resistió esta decisión y nació la primera marcha antibloqueo.

Pasaban los días y las marchas se multiplicaban, gente a cien, de a doscientos, quinientos; todos pidiendo que Formosa volviera a abrirse. Y así ocurrió. Pero ya era tarde, el nivel de contagios, la cantidad de casos detectados y las muertes empezaron a sacudir a un sistema que no estaba preparado como ocurrió en muchas latitudes para afrontar tremenda demanda.

Quienes aprovecharon la movida para hacer su jugada, los políticos de la oposición, que alentaron las marchas, desaparecieron cuando empezaron a aparecer más casos y muy pocos siguen dando la cara y hasta han convocado a otras marchas que no tuvieron éxito.

El tiempo le dio la razón al Gobierno de Formosa y hoy por hoy son varias las provincias y hasta el propio presidente de la Nación, quienes parecen inspirarse en el Modelo Formoseño para afrontar la pandemia.

Lectores: 93

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: