Política
“Nuestro motor es el público”

Fiesta Nacional de la Corvina: un músico les "cantó las cuarenta" a los funcionarios del Gobierno y los "mandó al fondo"

Tapari se hartó de ver a los funcionarios en primera fila y a la gente de muy lejos, les pidió amablemente que se retiren y permitan que el público esté ahí.

Si de privilegios se trata, los funcionarios del Gobierno de Gildo Insfrán saben y mucho. Con el discurso venden la idea de la igualdad, pero lo cierto es que a la hora de la verdad, como bien les gusta repetir: “La única verdad es la realidad”. Pues bien, la realidad indicaba que este viernes 29 de mayo, el primero de los tres días de una nueva edición de la Fiesta Nacional de la Corvina en la ciudad de Herradura; había dos hileras de sillas ubicadas frente al escenario principal y que, obviamente, estaban ocupadas por funcionarios del Gobierno.

El cantante de cumbia Rodrigo Tapari, quien fue el encargado de “cerrar” esa primera noche, no se bancó esta situación de “privilegio” y lejos de hacerse el desentendido, aprovechando el poder del micrófono, de esta en una transmisión a nivel nacional y sobre un escenario; les cantó las cuarenta, como suele decirse.

El músico empezó diciendo: "Nuestro motor es el público y si el público está lejos estamos fríos todos" le dijo el cantante de cumbia a los funcionarios de Insfrán en la platea con la gente detrás, valla de por medio.

Tapari dijo: "Perdón que yo pida un poco más de aplausos porque acá llega muy chiquito porque están muy lejos".

Agregó luego: "Yo no quiero estar por encima de las autoridades y no sé si la próxima se podrá. Ustedes saben que nuestro motor es el público y si el público está lejos, estamos fríos todos. Así que si para la próxima, si se podrá o ahora para, mí mejor, que el público esté cerca porque el artista sin el público no es nada".

Insistió ante la mirada atónita -por no decir de cara de piedras de los funcionarios-: "La gasolina del artista es el público y si no están ahí no pasa nada".

Una cámara del canal oficial tomó a los funcionarios en primera fila y al finalizar la siguiente canción, la gente ya había ocupado el espacio delante del escenario, como en cualquier lugar del mundo (menos en Formosa).

Con la canción "Mi princesa", primero el artista bajó al costado del escenario y saludó a la gente, se tomó selfies, al subir, el público cubrió los espacios por delante de los funcionarios. Alguien dio la orden de dejarlos pasar.

Al iniciar la cumbia "Como me voy a olvidar", Tapari con la gente al borde del escenario gritó. "¡Ahora si se armó la fiesta!".

Alguien por ahí bromeó: “Tapari nunca más, vetado de por vida…”, en otro lado pasa como chiste, acá en la provincia, las cosas serias se dicen en forma de chiste muchas veces…

Lectores: 454

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: