Política
DDHH

El senador Mayans defendió los protocolos de Gildo Insfrán en la Provincia

Senador José Mayans, jefe del bloque del Frente de Todos.

Desde que se inició el aislamiento social obligatorio y cuando luego se dispuso el distanciamiento social, el senador José Mayans, jefe del bloque del Frente de Todos, nunca salió de su provincia, Formosa.

Este jueves por la tarde, en el inicio de la sesión del Senado, hizo un fuerte descargo a favor de la gestión del gobernador Gildo Insfrán, a quien dirigentes políticos y sociales y organismos nacionales e internacionales acusan de violar los derechos humanos con las medidas extremas tomadas para evitar contagios por COVID-19.

“Nunca dije que en pandemia no existen derechos, nunca dije semejante cosa”, negó a través de un largo discurso que, al ser una cuestión de privilegio, deberá ser tratado en la comisión de Asuntos Constitucionales. Se trata de una moción en la que el senador se siente aludido o afectado.

“El derecho a la vida es el derecho a cuidar por todos nosotros, ha sido una falsa información que ha recorrido los medios, es una estrategia comunicacional que lo que hace es desprestigiar a la persona y humillar a la persona”, consideró sobre sí mismo, y aseguró que, por el contrario, el gobierno peronista de Formosa apunta a “cuidar el derecho supremo a la vida”.

“Acá empezó la campaña política”, apuntó sobre la trascendencia que tuvieron sus declaraciones tras una entrevista y las denuncias de Juntos por el Cambio. De hecho, ayer un grupo de diputados nacionales de ese interbloque viajó para monitorear la situación.

“El derecho al libre tránsito no es un derecho absoluto, se ve limitado por la pandemia que estamos viviendo”, relativizó. De todos modos, finalmente Insfrán flexibilizó esta semana las restricciones luego de que se involucrara el Gobierno nacional a través del secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, y a través de conversaciones del Presidente con el gobernador y del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que ofició de interlocutor entre los denunciantes, como Amnistía Internacional, por ejemplo, y el gobierno formoseño.

“Se toman medidas que no son las que la gente no quiere pero se toman para proteger a las personas”, insistió el jefe del bloque oficialista. También reveló que en el Gobierno y en el peronismo habían tenido reuniones con organizaciones de derechos humanos que plantearon su preocupación por el tema de los derechos humanos y la Justicia en la provincia de Jujuy en referencia a la detención de Milagro Sala. El mismo argumento utilizó días atrás Pietragalla que aseguró haber intercedido por los excesos policiales en Jujuy.

Para Mayans, “acá empezó la campaña política” y apuntó contra Elisa Carrió, al senador formoseño Luis Naidenoff (jefe del interbloque de Juntos por el Cambio que hoy estuvo ausente) y al diputado y presidente de la UCR Alfredo Cornejo por haber impulsado el pedido de intervención de Formosa “por el atropello a los derechos humanos”.

El senador respaldó las decisiones sanitarias de la provincia que, aseguró, fueron tomadas según el asesoramiento de expertos. “Si no hacíamos esto, íbamos a contar muertos por miles, con esto no se juega, por eso el protocolo es bastante estricto”, continuó.

En el discurso que duró casi 18 minutos, el formoseño recordó que al inicio de las críticas su provincia contaba 10 muertos y ahora, “lamentablemente”, 12. “Dije que por qué no controlan primero lo de Rodríguez Larreta que tiene 6.000 muertes, y hacen distinción entre residentes y no residentes por lo que en total tienen 8.000 muertos”, recordó, al tiempo que insistió en “la falta de estrategia sanitaria”. Y volvió a reclamar que “controlen los derechos humanos de esos familiares, de esos 8.000 muertos”.

“Vienen a Formosa y quieren hacer un show con este tema, obviamente ha causado indignación”, insistió, y contabilizó que la Ciudad de Buenos Aires tiene “uno de los coeficientes (de mortalidad) más altos de Latinoamérica”.

Lectores: 470

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: