Panorama Político de Formosa
Queda mucho por hacer

El modelo gubernamental hace agua por todos lados

El mandatario provincial Gildo Insfrán se encuentra en un problema tras otro y no tiene solución. (Dibujo: NOVA)

Siempre que llueve en la ciudad y gran parte de la provincia, todos se acuerdan de los Gobiernos: sean provincial o municipales. Sucede que, con cada lluvia y desde hace más de 20 años, los problemas siguen siendo los mismos.

Ahora bien, se tiene que diferenciar las responsabilidades de los gobiernos por no hacer las obras que corresponden y también la de los vecinos que no contribuyen con sus actitudes negligentes. No se está diciendo que los que se quejan son los mismos que dejan tapados los desagües o bocas de tormentas con botellas, bolsitas plásticas, pero por esos, pagan todos.

Este martes pasado en la ciudad cayeron en muy poco tiempo más de 100 milímetros y las quejas salieron a flote. Sucede que barrios “nuevos” como La Nueva Formosa y otros no tanto, como el Sagrado Corazón de María, son los que siempre sufren los embates de estas circunstancias.

Y es ahí donde se le cae al Gobierno de la provincia, a la gestión que lleva más de 20 años, y ha hecho viviendas en zonas bajas o con instalaciones tan endebles que terminan por dejar a los habitantes de esas casas siempre con el agua adentro cuando hay precipitaciones de estas magnitudes.

La queja de los vecinos para con el municipio también se hizo sentir, se acordaron de la madre y el resto de la familia del intendente Jorge Jofré. Pero, hay que ser sinceros, las obras (no pocas) que se han hecho, tienen su fruto, porque una vez que el diluvio paró, en la zona céntrica, las calles comenzaron a escurrir rápidamente. Pero, usted vio bien lector, en la zona céntrica hemos dicho; en los barrios periféricos, bien gracias.

Por esos barrios que llevan años viendo eslóganes y escuchando que “todavía falta mucho por hacer”, les toca siempre ver cómo quedan para después. Ahora bien, esa gente es la misma que, año tras año confía en esos personajes que cada dos o cuatro años aparecen para sacarse la foto y prometer, prometer y prometer. Como quien dice, “tienen lo que se merecen” o “a llorar a la Cruz”.

Educación by Gildo

Esta semana también el gobernador Gildo Insfrán inauguró una parte de la refacción del Instituto Universitario Formosa (IUF) en su Laguna Blanca natal. Y desde allí les recordó a todos sus coterráneos que, son afortunados por poder estudiar un terciario cuando él ni siquiera pudo hacer el secundario en su época. Y de paso, fiel a su estilo, dijo que esa obra demoró “por culpa de Félix Díaz”, a quien acusó de haber presentado una medida cautelar que no permitió continuar con las obras en el territorio.

El IUF dicta carreras sin acreditación de la CONEAU, no tiene cuerpos colegiados docentes o no docentes, no tiene gremios, celebra contratos por cuatro meses a docentes y censura a su Decano Normalizador.

El primer mandatario encabezó la ceremonia de inauguración de las nuevas obras de la institución y participó del acto de colación de 60 egresados de diferentes carreras de grado entre las que se encuentran, Ingeniería en Producción, Licenciatura en Turismo y Licenciatura en Ciencias Ambientales.

Pero hay una situación que tiene que ver con la vinculación del Instituto Universitario de Formosa que funciona en Laguna Blanca con la Universidad Nacional de Formosa de la cual sería una extensión y los títulos allí otorgados son avalados por esta universidad nacional.

Aún así, no tienen la acreditación de la CONEAU que es la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria es un organismo descentralizado que funciona en jurisdicción del Ministerio de Educación de la Nación.

Su función es asegurar la calidad de las carreras e instituciones universitarias que operan en el sistema universitario argentino por medio de actividades de evaluación y acreditación de la calidad de la educación universitaria pero esto no ha ocurrido en esta extensión universitaria.

La acreditación es un proceso de evaluación de la calidad académica, complementario de la evaluación institucional y dirigido a su mejoramiento que tiene objetivos exclusivamente académicos, efectos sociales y eventualmente políticos, pero no jurídicos.

En cambio, las atribuciones y responsabilidades del Ministerio tienen efectos netamente jurídicos. Por esta razón la no acreditación oficial no implica que el título no tenga validez oficial, algo muy raro pero que también ocurre en otras universidades.

Sin embargo de una situación que podría salvarse jurídicamente por un aval político del Ministerio de Educación, la otra situación irregular es que los profesores del Instituto solo tienen contrato (absolutamente todos) por cuatro meses, configurando uno de los lugares de mayor precariedad laboral en la provincia.

No hay órganos colegiados ni docentes ni no docentes, no hay gremios y una situación que ha pasado desapercibida para los formoseños que miraban el acto del día de ayer, la cual es que el decano normalizador del Instituto Universitario de Formosa, fue absolutamente censurado durante todo el acto, no dio un discurso y ni siquiera fue nombrado.

Exponentes del Modelo

También, el inefable ministro de Cultura y Educación, Luis Basterra, quien llegó una hora tarde (mientras los chicos de una escuela esperaban) se dispuso a brindar un discurso hablando de las bondades del Modelo Formoseño en la educación cuando, la gracia divina, quizás, o los señores de REFSA, decidieron obrar, y hubo un corte de energía.

Y el otro exponente del modelo es el diputado nacional Ramiro Fernández Patri, quien este sábado estará brindando un curso de cómo hacer huevos de Pascuas, para “que cada uno pueda desarrollarse como emprendedor dentro el marco del Modelo Formoseño”.

Así es la Formosa de Gildo, sin fábricas que den trabajo, sin proyectos para radicar empresas, con instituciones terciarias de dudoso aval académico, y calles y viviendas con estructuras del siglo pasado. Todo muy normal.

Lectores: 728

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: