La Provincia
Laguna Naineck

El director de La Madre y el Niño sostuvo que el bebé de la pareja llevaba 48 horas sin latidos

El médico Víctor Fernández dio a conocer el informe de la post cesárea de la joven.

En respuesta a la denuncia realizada por una joven madre de Villa Lucero, jurisdicción de Naineck, por la muerte de su bebé por nacer en la que acusó de negligencia al personal médico de los hospitales de Naineck y Laguna Blanca porque se negó una ambulancia para trasladarla hasta Laguna Blanca y no haberla intervenido estando en trabajo de parto, el director del Hospital de la Madre y el Niño, Víctor Fernández, se refirió al caso en el marco de la conferencia brindada este martes por el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19.

El médico dijo que “la paciente fue derivada desde Naineck en ambulancia al hospital de Laguna Blanca, desde donde fue trasladada hasta La Madre y el Niño donde se realizó la cesárea”.

Sostuvo que “ya hacía más de 48 horas no tenía latidos dentro de la panza de la mamá”.

Al describir los resultados de la cesárea, Fernández se refirió al bebé de la pareja como un “producto masculino de tres kilos 260”; el término utilizado por el médico pediatra generó indignación en redes sociales.

Finalmente, aseguró que “ya en Naineck, se constataron los latidos negativos que fueron corroborados en Laguna Blanca mediante una ecografía y luego la paciente fue derivada a Formosa donde se hizo la cesárea ni bien llegó”.

En declaraciones al diario La MañanaRomina Ojeda había relatado que cumplía los nueve meses de embarazo por lo que su marido llamó al hospital de Naineck para que puedan llevarla a Laguna Blanca por los dolores y las contracciones, pero le dijeron que se tenía que ir por sus propios medios según contó a este medio. Su pareja aseguró que le “negaron la ambulancia”, por lo que trasladó a su mujer en moto hasta Laguna Blanca.

Una vez allí, “me revisaron y me pusieron un suero. Yo lo sentía a mi bebé moviéndose en mi panza, pero me dijeron que no escuchaban supuestamente sus latidos. Me hicieron una ecografía pero no la hicieron bien”, narró Romina.

Además, sostuvo que el médico “no hizo nada”, sólo decir que la tenían que derivar a Formosa. “Yo lo sentía -insistió-; ahí nomás me tenían que operar de urgencia”, sin embargo, el bebé nació ya sin vida. “Camino para Formosa yo sentía las pataditas de mi bebé pero ellos no me hicieron bien la ecografía ahí. La responsabilidad de ellos era hacerme una cesárea de urgencias. Para no hacerla, por irresponsables, me mandaron para Formosa”, remarcó con dolor.

Lectores: 301

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: