Panorama Político de Formosa
Internas

Discusión política: demasiado cartel para tan poca decencia

La discusión política en Formosa pasa por el escrache. De uno y otro lado se tiran con chicanas baratas que en suma no le aportan nada al ciudadano común. (Dibujo: NOVA)

La discusión política por estas horas en Formosa pasa por el escrache. De uno y otro lado se tiran con chicanas baratas que en suma no le aportan nada al ciudadano común.

Con un Consejo de Atención Integral a la Emergencia que ejecuta las órdenes de Gildo Insfrán pero que en más de una ocasión se han salido del libreto, hablando de más – como en las tantas oportunidades en que le ha tocado hablar al ministro Jorge González- o una oposición que ya no sabe hacia dónde apuntar cuando les toca responder, recurriendo también al escrache. Todos se apuntan. Todos tienen algo que decirse, algo de lo que acusarse. Y así la discusión política es una fantasía.

Esta semana por ejemplo volvieron a aparecer los carteles señalando a los dirigentes de la oposición como Luis Naidenoff de ser el responsable del incremento de contagios y de muertes por Covid-19 en la provincia. Acusándolo cobardemente desde el anonimato, con dinero pagado de todos los contribuyentes porque estos personajes no gastan un céntimo de la suya.

La ciudad amaneció repleta de estos carteles full color, con dimensiones importantes, haciendo averiguaciones, se obtuvo que tienen un valor aproximado de 2500 pesos cada uno. Y en la ciudad aparecieron más de 50.

Naidenoff respondió y llevó los panfletos y las fotos de los carteles del escrache a la Cámara Alta del Senado de la Nación para enseñarles cuál es el nivel de la discusión política a los congresistas, pero no obtuvo mucho; tanto él como el resto de los senadores fueron tildados de “barrabravas” por la presidente del Senado, la senadora nacional Cristina Fernández.

También el tema de los carteles llegó hasta el Consejo, era la pregunta incómoda que casi ningún periodista de los que están ahí quería hacer porque manejan muy bien el concepto de libertad de prensa y libertad de empresa. Pero llegó. ¿Qué opinión les merece estos carteles insultantes? Y Jorge González, el histriónico ministro de Gobierno, respondió: “Lo repudiamos, repudiamos todo tipo de actos de violencia… pero también queremos oír el repudio de los medios cuando desde otros medios colegas o portales se ataca, se difama a este Consejo o a algún integrante del mismo, que se mida con la misma vara”.

No es mentira que el Gobierno rechace los carteles, es verdad. Pero en la estructura gubernamental que es tan grande hay pisos, subsuelos y dentro de los subsuelos hay más compartimientos; y de esos lugares más profundos salen estos personajes que detrás del anonimato salen a defender o mejor dicho, creen que salen a defender, al Gobierno, cuando en verdad solo siembran más dudas y ponen a la gente más irascible.

Uno de esos personajes y al que todos señalan como el ideólogo de estas propuestas de Neandertal en la política, se llama Daniel Tafetani, un personaje siniestro que hace tiempo que se ha convertido en un lastre para el Gobierno del doctor Gildo Insfrán.

Pero como él hay otros cientos que están desesperados por reírse del chiste antes de que termine, los lambetas. Que en su afán de ser lambetas ya han perdido la decencia y recurren a lo más bajo. Donde atacan al que quiere trabajar, donde escrachan o se burlan de la muerte de la madre de un dirigente opositor; ese es el nivel de discusión política que se maneja en la actualidad en Formosa. Así de penoso. Y del otro lado, de la oposición tampoco hay mejores propuestas.

Todos recurren a la chicana barata, todos apuntan a llevar agua para su molino. Decíamos en otras editoriales que nunca se le puede creer a un político cuando dice que no está haciendo nada por política porque sencillamente no se puede, porque está en su esencia.

Pues así ocurre con los ejemplares que tenemos por estos lados. Desde el oficialismo que reconoce que luchan por la vida, por la salud de los y las formoseñas; pues también están haciendo política; también están contando esto que hacen para que a la gente, al votante le quede registro.

Y desde la oposición, una dirigente que todavía genera dudas en la mayoría de las personas es Gabriela Neme. ¿Usted le creería a pie juntillas todo lo que le diga una mujer que hasta hace dos años hablaba maravillas del modelo político al que ahora ataca? ¿Usted confiaría en una persona que ante las cámaras y los medios dice una cosa y luego en su rol de funcionaria termina levantando la mano como concejal y aprobando proyectos del modelo al que ella dice atacar?

Si la oposición descansará en el “delfín” de un casi cadáver político como Adrián Bogado –desaparecido desde las últimas elecciones del 2019-, entonces no tienen noción de nada.

Además, el propio Mauricio Macri les envió un mensaje contundente en su momento cuando lo eligió a uno de “ellos” por encima de toda la estructura del radicalismo, algunos de los cuales ya no sabía qué más hacer para agradarle al presidente de ojos celestes.

“Los quiero mucho muchachos pero a ustedes en Formosa no los votan ni sus familiares. Mi candidato será Adrián Bogado”. Era una apuesta fuerte, porque a más de uno le hizo ilusión el nombre pero “Bogadito” cometió el error de sentirse ya gobernador antes de saber que iba a perderlo todo. Alguien no lo asesoró como debía y el hombre que podría haber seguido la sucesión natural en el poder a Gildo; erró una oportunidad histórica.

Bueno, la oposición hoy en Formosa descansa en el delfín político de este hombre: Gabriela Neme. Y por ahí, créame, por ahí no es…

Lectores: 352

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: