Política
Intendente de Palo Santo

D'zakich: el radical que se hizo peronista, invade campos privados y ponía montículos de tierra contra el Coronavirus

Raúl Antonio D'zakich, ex concejal del radicalismo que en 2011 se pasó al peronismo para así obtener la intendencia de Palo Santo, cargo en el que sigue tras varias reelecciones.
Figurita. Una costumbre del intendente es aparecer en todas las fotos donde hay obras para remarcar que solamente el Municipio con la ayuda de la Provincia están con los palosanteños, rechazando así las ayudas de Nación, cuando era oposición.
Acá no entra ni sale nadie. D´zakich había ordenado que se colocaran montículos de tierra para evitar la circulación de vehículos y personas por la localidad con el fin de evitar la propagación del coronavirus.

Raúl Antonio D’zakich, meses antes de las elecciones del 2011 era radical; un concejal de la localidad de Palo Santo que abandonó las filas de la Unión Cívica Radical para pasarse a las filas del peronismo que acompañó la campaña de la reelección de Gildo Insfrán y tuvo como su premio mayor, al ser elegido como intendente de ese municipio que está a unos 140 kilómetros al oeste de Formosa Capital. Siempre fue una figura cuestionable D’zakich. Desde su cambio de frente hasta sus métodos para dirigir.

Lo último que mandó a hacer fue conminar a sus concejales (todos del PJ) a que declararan “persona no grata” a un canal de noticias como TN así como a los legisladores nacionales Waldo Wolff y Mónica Frade que habían visitado días atrás la localidad de Clorinda. Los concejales de D’zakich emitieron el insólito comunicado en el que afirmaban: “Los ataques sistemáticos impuestos por los medios de comunicación televisivos, radiales, redes sociales y otros, fundamentalmente desde el ámbito nacional; y considerando que el mencionado sistema acredite el propósito de imponer criterios y visualizaciones con el fin de desacreditar la imagen del gobierno provincial comandado por nuestro Sr. gobernador, el Dr. Gildo Insfrán, y en consecuencia de la necesidad de todo el pueblo formoseño, utilizando dichos medios con la más ruin de las falacias, sujeto a cuestiones mediáticas irresponsables”.

El texto señala que “todo acto de esta índole caracteriza pretensiones de desestabilizar a un gobierno electo mayoritariamente por el voto popular, propio de los estados de derecho y democráticos”, y luego los dirigentes oficialistas comentan “que en virtud de los expuesto cabe señalar un profundo reconocimiento al gobierno provincial por las acciones ya conocidas para mejorar la calidad de vida de todos los formoseños, a lo largo y a lo ancho de nuestro territorio, inclusive hasta en los lugares más recónditos”.

Pero previo a este accionar, que no se le puede achacar solamente a don Raúl, porque de hecho todos los intendentes firmaron un comunicado rechazando la presencia de los legisladores en la provincia; no obstante el hombre ya venía con antecedentes de “procedimientos locos”.

Tierra para frenar al virus

Así como ocurrió con algunos intrépidos intendentes, presidentes de Comisiones de Fomento en diversas zonas del país, cuando la pandemia del Coronavirus comenzaba arreciar en el país; una de las primeras medidas que se le ocurrió al brillante intendente palosanteño fue “hacer barricadas” con montículos de tierra para así impedir el ingreso y egreso de personas a la localidad a fin de no propagar el virus. Pasándose la Constitución Nacional por donde el sol no le llega; instaurando así fronteras internas. El tiempo terminó trayendo un poco de sensatez pero eso ocurrió.

El terraniente

A mitad del año pasado, una familia reconocida de esa localidad, los Cardozo Acosta denunciaron al Jefe Comunal porque había invadido su campo, cortando los alambrados y entrando a la propiedad privada con maquinarias de la Municipalidad y custodia policial.

Algunos testimonios recogidos de varios medios dan cuenta del enojo y el desconcierto que generó este accionar de D’zakich.

“No entendemos las razones de este accionar, qué busca haciendo estas cosas, invadiendo terreno ajeno, creyéndose dueño no solo del pueblo sino también de los campos que se encuentran incluso fuera del ejido municipal, a 4km de Palo Santo”, criticaron.

Los palosanteños cuentan que, en el último tiempo “el accionar autoritario del Intendente se agudizó al punto de pasar por encima de las leyes y de la misma constitución sin vergüenza y con total impunidad”.

De ser radical opositor al fanático más empedernido

Muchos de los que lo conocen han dicho por D’zakich que cuando llegó al poder comenzó a mostrar una soberbia y arrogancia dignos de un déspota y que su fanatismo por la figura de Gildo Insfrán, incluso le han valido años y años de postergación a su localidad, debido a que en su momento rechazó todo tipo de ofrecimientos de obras para Palo Santo ya que provenían de sectores de la oposición a nivel nacional y para no “descontentar” al gobernador, entonces decía que no sin más.

Pero el punto más alto de su nivel de fanatismo enfermizo por Insfrán, fue cuando en la Fiesta Nacional del Pomelo que se realiza entre los días del mes de julio en Laguna Blanca; mandó a realizar una estatua para homenajear a Gildo. La figura que aparecía en la entrada del predio era tan burlesca y a la vista, grosera; que invadió las redes sociales. Y por supuesto, llegó a Insfrán. Dicen que el barbado se enojó tanto que ordenó quitar esa cosa, orden que no tardó ni un día en cumplirse.

Seguramente don Raúl está buscando la forma de congraciarse con Insfrán, teniendo en cuenta que el gobernador coquetea constantemente con que este podría ser su último mandato, que quiere dejar a las nuevas generaciones. Y D’zakich seguro sueña con algún llamadito. ¿Por qué no?

Lectores: 814

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: