Panorama Político de Formosa
Una batalla ganada, pero no la guerra

Casi con el poder absoluto en el mazo: Gildo Insfrán quiere el último bastión una democracia sana, la prensa

El gobernador tiene en sus cartas a los 3 poderes bajo su control, pero en una jugada peligrosa para la democracia, también quiso hacerse con el último bastión, el periodismo. (Dibujo: NOVA)

Gildo Insfrán pretendió quedarse con todo el mazo en una jugada arriesgada: ganó una batalla, pero no puede ganar la guerra. Esa que empezó contra las libertades individuales, la guerra que empezó contra aquellos que se desvían un ápice de su pensamiento lineal y que raya en lo retrógrado.

Ya tiene el Poder Ejecutivo totalmente bajo su dominio, tiene el Poder Legislativo a su merced y ni hablar del Poder Judicial (mandó a meter preso a un ministro del Superior Tribunal de Justicia) y se quiere quedar con el silencio de la prensa no partidaria, con aquella que no tranza con sus ideas.

Decimos que ganó la batalla porque, para evitar los roces, y ante la falta de garantías de seguridad de los trabajadores de prensa, el grupo de colegas de Radio Parque, Radio Uno y El Comercial, decidieron no cubrir más los eventos como el operativo Por Nuestra Gente Todo, o aquellos actos que organice el Gobierno, a sabiendas que no son bien recibidos pero, peor aún, que son violentados y destratados, al punto de que la Policía, es capaz de inventar que en vez de un micrófono o teléfono celular, los periodistas estaban armados con palos y hierros; solo para justificar la violencia y la impunidad de las patotas de Insfrán.

Lo que pasó hace una semana atrás frente al Concejo Deliberante de la ciudad de Formosa fue muy grave y peor aún lo fue, su continuidad en la puerta de la Comisaría Primera, donde efectivos policiales evitaron que diputados provinciales, con garantías constitucionales y poder, ingresaran al lugar para ver cómo estaban, por ejemplo, Julieta González y otras personas más que habían sido violentadas y fueron a denunciar.

Es muy grave que un comisario, como Carlos Vera, dijera ante los micrófonos y las cámaras: “Esta es mi casa”, arrogándose el derecho de decidir quién entra y quién no. ¿Un policía por encima de un diputado? Sí, porque ese diputado es de la oposición.

Pero mucho más peligroso es lo que sucedió en los días siguientes a ese bochorno. Con un informe falaz, hecho a la medida del Gobierno, donde dos policías por motus propio decidieron enviar sendos informes al presidente del Concejo Deliberante de la ciudad de Formosa, el concejal Darío Di Martino y al presidente de la Legislatura de Formosa, el vicegobernador Eber Solís.

En ese “informe”, los comisarios Pedro Fabián López y Rolando Coronel, enviaron un informe falaz a esos cuerpos deliberativos, a fin de anoticiar sobre el comportamiento, según ellos, cuasi criminal de los diputados y concejales de la oposición. Hablaron de lesiones recíprocas, de instigación al delito, de violencia de género… de la patota que atacó a los periodistas no dijeron nada.

Y lo que se pretendió con ese “informe” fue nada más y nada menos que, justificar una sanción contra estos legisladores “violentos”: Gerardo Piñeiro, Enzo Casadei, Daniel Caballero, Diego Herrera y Marcelo Ocampo, concejales de la oposición, así como con los diputados provinciales Juan Carlos Amarilla, Osvaldo Zárate y Gabriela Neme, también de la oposición.

Desde luego que esta habrá sido una jugada planificada por alguien de arriba y ejecutada por estos peones circunstanciales; y el mensaje fue claro: “No jodan con nosotros”. En el Concejo Deliberante no le dan los números al oficialismo pero en la Cámara de Diputados sí, y si querían, podían inventar cualquier excusa, y haciendo uso de esa mayoría automática, quitarles los fueros y las bancas a estos 3 diputados. Pero se compraban un problema gratuito, y Gildo es todo, menos un improvisado.

Finalmente pasó la sesión ordinaria, no hubo sanción y sí las chicanas de siempre. Se discutió sobre la adhesión de la Provincia a la Ley nacional de Autismo, y todo quedó en paz, por ahora.

El émulo de Milei en Formosa

Francisco Paoltroni se convirtió en una persona pública el día que decidió “repatriar” a aquellos comprovincianos que estaban afuera de Formosa pero aún con domicilio acá, la idea era traerlos (hacerse cargo de su traslado y alojamiento) para que vengan y aporten los votos necesarios para evitar que los candidatos del oficialismo ganaran; obviamente no funcionó pero el impacto mediático sirvió y el hombre decidió ese mismo día, que quería hacer algo diferente, y así por los primeros días de febrero se lanzó oficialmente como candidato a gobernador para el 2023.

Y si bien su fuerza política Libertad, Trabajo y Progreso (aún no está inscripta en la Justicia Social como partido), aglutina a todo aquel que quiera un cambio para Formosa, sean radicales, peronistas, del PRO, de la Coalición Cívica ARI, los lineamientos de Paoltroni están basados en los principios que ha expuesto a nivel nacional el diputado nacional de la Libertad Avanza, Javier Milei y otro poco, con lo que expresa la presidente del PRO, Patricia Bullrich.

De hecho, el hombre no sortea su salario como lo hace el diputado libertario, pero sí ha comenzado con campañas movilizadoras como la última, en que pagó para que los estudiantes que están viviendo en Córdoba pueden venir gratis a Formosa a pasar el Día del Padre, o el reciente sorteo que se realizará por una orden de compra de 10 mil pesos para agasajar a los padres en su día. Además, otra movida que viene haciendo es ofrecerse a pagar la boleta de la luz para todas aquellas personas que se suscriban a sus redes sociales.

Pero no se queda con ello, el hombre propuso y dispuso: cuando hizo su presentación formal había dicho que presentaría una serie de propuestas y las explicaría una por una cómo aplicarlas; y eso ha sido así. El hombre presentó un listado con 57 propuestas y a su vez, se encargó de llevar las mismas a los diputados provinciales para que las analicen y contemplen la posibilidad de ponerlas en práctica. Tiene toda la intención y la energía de hacer algo diferente, y por eso, así como el diputado a nivel nacional, Milei, Paoltroni también está poniendo nerviosos a más de uno no solo en el oficialismo, incluso entre la propia oposición.

Justicia intervenida

Y para cerrar esta semana, tenemos la información que compartió la diputada provincial Gabriela Neme, de quien se dice, podría postularse para la intendencia de la ciudad de Formosa, aunque ella diga que no es tiempo de hablar de candidaturas todavía; según la legisladora, los dos principales candidatos a la Presidencia, Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, se habrían comprometido a “intervenir” el Poder Judicial de la provincia si llegase a ganar nuevamente el gobernador Gildo Insfrán, “o incluso si pasa, que ganemos nosotros”, agregó Neme.

Algo bastante complicado si se tiene en cuenta que se trata de un poder, en teoría, autárquico, independiente, y estamos hablando de la injerencia en una provincia, pero sin dudas, Insfrán deberá andar con pie de plomo.

Lectores: 118

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: