Panorama Político de Formosa
Visión

Algún día la historia hablará del verdadero Gildo Insfrán

Algún día la historia contará quién fue realmente Gildo Insfrán, y estará lejos de esa imagen que hoy quieren contarles a los más chicos. (Dibujo: NOVA)

No podemos empezar esta columna seminal sin repudiar el intento de magnicidio contra Cristina Fernández de Kirchner. Ya será la Justicia la que determine luego si fue real o no, pero lo que se vio, lo que el mundo observó es que un hombre le apuntó con un arma a una vicepresidente de la Nación y le gatilló en la cara. Si la bala salía, hoy el país sería un verdadero caos de violencia sin igual. Y no estamos preparados para ello, ya no más.

Por otra parte, tampoco hay que dejarse llevar por el fragor de la locura y permitir así que se nos diga cualquier cosa. No puede el Presidente de la Nación acusar a la oposición o a los medios de “esparcir” un mensaje de odio. ¿Cuál es el odio? Mostrar que la mujer en cuestión tiene causas penales, que está siendo investigada.

¿Y Gildo Insfrán hablando de odio e intolerancia? El hombre que llamó “malnacidos” a los formoseños que no comulgan con su idea, el que dijo “bombolos” en una escuela especial a los dirigentes y a las personas que están dentro de la oposición. ¿Ese mensaje no es odio? ¡Ese mensaje es aterrador! y más si viene del titular de un Poder como lo es Insfrán.

No hay odio en un mensaje que simplemente se encarga de mostrar un proceso judicial. Un proceso que llevará su tiempo, que no tiene nada de extraordinario pero que el propio kirchnerismo se encargó de hacerlo grandilocuente; ellos empezaron a hablar de la proscripción de Cristina Kirchner cuando saben que no hay tal, ellos salieron con ánimo de enfrentarse a todos y amenazando. Alguien dijo por ahí “cosecharás lo que siembras” y pues, el odio y la crispación vino siempre de un solo lado.

Repudiamos la violencia, pero toda la violencia. Ni ella es mártir ni la oposición es asesina. Hay que serenarse, hay que calmar los ánimos y pensar qué país queremos ser de una vez por todas.

La idea de este panorama era contar otra cosa, era mostrar cómo hay una Formosa que se cuenta a partir de la llegada de Insfrán, anulando incluso todo lo anterior, como si con él hubiese nacido la provincia, pero lo ocurrido este jueves último, nos lleva a replantear todo.

Y no podemos dejar de remarcar el mensaje equivocado que compartió en sus redes el gobernador al asegurar que por culpa de la oposición y los medios, se llegó a este punto límite.

No gobernador, los medios no tienen nada que ver, los medios han mostrado lo que es evidente pero pareciera hacer falta que se pusiera aún más a la luz: la vicepresidenta está judicialmente complicada, y si las pruebas son contundentes, es muy probable, que termine siendo condenada.

Como debe ser, y si es inocente, pues saldrá absuelta de culpa y cargo. Así funciona la Justicia, la que no está cooptada, como es el caso del STJ en Formosa. ¿O usted, que pregona por una Justicia Federal, se olvida que mandó a detener a un ministro del Superior Tribunal de Justicia porque no estaba de acuerdo con un fallo respecto a la reelección?

¿Usted quiere hablarle a la gente de amor, cuando mandó a golpear a trabajadores, mujeres y todo ciudadano que se cruzara en marzo de 2021 solo porque querían salir a trabajar?

Algún día, la historia contará que usted fue un gobernador que se parecía más a un rey que a un dirigente de la democracia. Algún día se contará que usted hizo muchas escuelas pero no había docentes bien pagos. Algún día se contará que durante su Gobierno hubo un hecho de corrupción muy grande como lo es The Old Fund. Algún día la historia contará quién es usted realmente.

Pero como la situación lo amerita, y porque es responsabilidad de todos, hay que llamar a la paz, no podemos tolerar más hechos de violencia. Usted también haga un llamado a la paz, pero de verdad, sin chicanas, sin insultar, porque la gente necesita eso ahora: paz. Y este país necesita bajar cinco cambios.

Lectores: 338

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: